FIN DE LOS CONVENIOS PARA EVITAR LA DOBLE IMPOSICIÓN CON CHILE Y ESPAÑA

  • Posted by gmiani
  • 24 julio 2012
  • Blog

Recientemente la Argentina denunció (es decir que dejó sin efecto) los Convenio para Evitar la Doble Imposición suscripto con España y con Chile. Resulta necesario evaluar con detenimiento las distintas consecuencias y posibles cursos de acción en virtud de las numerosas transacciones e inversiones que existen con empresas de ambos paises.

El Convenio con España

Este acuerdo se había firmado en Madrid, en 1992, y entró en vigor dos años después. Buscaba evitar la doble imposición con el objetivo de impedir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta y el patrimonio

El Convenio dejará de tener efecto a partir del 1 de enero de 2013.

Este Convenio preveía alícuotas preferenciales de retención principalmente en lo que respecta al pago de dividendos, intereses y regalías.

Uno de los principales efectos de la denuncia del tratado por parte del gobierno argentino es que las sociedades argentinas, como responsables sustitutos, deberán ingresar al fisco en nombre de sus accionistas españoles el impuesto a los bienes personales. Este impuesto se calcula como el 0,5% del patrimonio neto contable en poder de los accionistas extranjeros o personas físicas.

El Convenio con Chile

Este Convenio que estaba en vigor desde 1986, fue denunciado por Argentina el 29 de junio pasado.

El Convenio con el país trasandino era de los más antiguos y se basaba en el modelo de Pacto Andino, por el cual se otorgaba potestad tributaria exclusiva al país fuente, es decir, donde se generan las rentas.

Por ejemplo, las rentas provenientes de Chile, como dividendos o intereses, solamente podían estar gravadas en Chile debiendo Argentina abstenerse de sujetarlas a tributación (el mismo tratamiento resulta para los sujeto chilenos en relación con las rentas provenientes de Argentina). Por otro lado, en lo que respecta al impuesto al patrimonio, los activos, solamente podían someterse a tributación en el estado en que se encontraban situados a excepción de las acciones que solo debían tributar en el país de residencia de sus titulares (cambio del año 2003). Estos supuestos beneficios fiscales, convertían a los bonos emitidos por empresas chilenas en una inversión muy atractiva para las personas físicas argentinas dado que los mismos se encontraban exentos del pago de los impuestos a ganancias y a bienes personales.

El Convenio disponía en el caso de empresas que la terminación tendría efectos para ganancias correspondientes a ejercicios que se inicien luego de la denuncia (es decir, desde julio de 2012). Pero al no existir precisiones respecto a cuándo esto opera para las retenciones, encontramos en la práctica numerosas situaciones no resueltas, teniendo en cuenta posibles diferencias en los cierres de ejercicio y la disparidad entre las normas de ambos países respecto a cuándo se origina la obligación de retener, entre otros aspectos.

A partir de ello, se deben estudiar los efectos de las transacciones que se encuentres pendientes de cancelar y de las distorsiones que van a empezar a ocurrir a fin de preverlas con suficiente anticipación y tomar los cursos de acción que sean necesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Todos los derechos reservados 2014. Desarrollado y optimizado por RS Marketing Online